Temporada 2012-13

FERIA LIBRE CAMINA

Con la llegada del estío, los senderistas de Feria hacemos un paréntesis. El tórrido verano nos disuade, a nuestro pesar, de emprender nuevas andanzas bajo el sol de justicia que asola nuestra tierra. Más de uno se decantará por un paseo a la orilla del mar. Para los que nos quedamos en estos parajes de secano, tenemos una oportunidad a nuestro alcance: Un paseo nocturno a la luz de la luna llena. Por eso no podemos perder la oportunidad que nos ofrece el Ayuntamiento para colaborar y participar en la ruta propuesta para este verano.

Este es el recorrido propuesto para la ruta nocturna de este año “Aire de abajo” que tendrá lugar, coincidiendo con la luna llena, el viernes, día 21 de agosto. El punto de partida está establecido como de costumbre en la Plaza de España a las 21.30 h.

Salimos de la plaza para bajar por la calle del Pozo hasta el pilar los Mellizos (Primer avituallamiento). Continuamos en suave descenso por la Colada del Pilar Nuevo que discurre entre los parajes del Chorrero y la Natera hasta enlazar con la Cañada Real de la Zambranía. Con el pueblo y el castillo a nuestra espalda caminamos cómodamente por la pista asfaltada que baja entre campos cercados por muros de piedra.

La capa asfáltica se interrumpe de súbito y, a los pocos pasos, giramos a la derecha para avanzar un breve trecho por el conocido como camino de La Fuente. Tras cruzar el regato del Pilar Nuevo por un puentecillo de escasa entidad, abandonamos el camino desviándonos por el sesmo o sendero de paso del Nueve Padrón hasta el cortijo de Don Ángel, en plena llanada desnuda de arbolado. Rebasado el cortijo, pasamos con precaución la carretera de acceso al pueblo y continuamos de frente por el paraje de los Jaralitos, cruzando los caminos principales de Los Silos y el de Los Santos, hasta llegar al camino de Zafra (Segundo avituallamiento).

Empezamos a subir por la pista de La Lapa hasta el Carretero para girar en la primera desviación a la derecha por la Pericona en dirección al huerto Las Guindas. Aquí sorteamos el regato teniendo cuidado de no tomar el ramal que, inmediatamente después de pasar el puente, se desvía por la derecha hacia el Molinito. Subimos con poco esfuerzo un corto repecho, en una revuelta del camino. En seguida observamos las casas del pueblo que, vigilante desde lo alto en todo el trayecto, apenas habíamos perdido de vista en el último tramo de la ruta, oculto tras el morro del Pico. Rebasada la precaria fuente de Borrego, llegamos a la altura del pilar Manceñía para adentrarnos en el pueblo por la calle del mismo nombre hasta la Corredera.

ruta verano

Recordarles que la consigna del senderista es respetar la naturaleza y no dejar rastro de su presencia.  Ya se encargarán otros de estropear y degradar nuestro entorno natural con su basura y agresiones. El último atentado lo ha perpetrado una compañía eléctrica arrasando impunemente y por las bravas con el paisaje más agreste y atractivo de la zona. «Mexan por nós e temos que dicir que chove», como decía el gallego. Pues eso: Nos mean y tenemos que decir que llueve. Que lo hacen por nuestro bien. Nos mean y nos cagan. Ellos se llevan las ganancias limpias y polvo y paja y a nosotros nos dejan la mierda. Sobornan a los propietarios de los terrenos. Como si el ambiente, el aire que respiramos, las nubes que riegan el campo, el agua que bebemos, el paisaje, la naturaleza… fuera propiedad privada (Cosas veredes que farán fablar las piedras). De momento (por interés, sumisión, ignorancia o cobardía) aquí no habla ni dios… A saber cuál será la próxima fechoría.

Los que tenían que dar ejemplo son los primeros en pasarse por el forro las normas que a nosotros nos exigen que cumplamos con tanto rigor. A ver si San Bartolomé baja de una vez del altar y ahuyenta a mandoble de cuchillo a tanto malandrín que recala en estos pagos arrasando y arrebatándonos lo poco que nos queda. Pero el santo patrón tampoco dirá ni esta boca es mía. Así que me temo que esta sea una batalla perdida. Otra más. Y uno ya no se siente con fuerza para seguir luchando contra enemigos tan poderosos. Que otros más jóvenes tomen el relevo. Si tienen… ganas.

Aires libres nos llevaron esta temporada por los antiguos caminos que comunican nuestro pueblo con las poblaciones vecinas y así nos aventuramos por los caminos de Salvatierra de los Barros, La Parra, Villalba de los Barros, Fuente del Maestre, Los Santos de Maimonas, Zafra, La Lapa y Burguillos del Cerro. Caminos de herradura y vías pecuarias por donde antaño circulaban arrieros, merchanes, gitanos, mendigos, frailes, prostitutas, pastores, bestias y ganado. Y por donde se marcharos en busca de otros aires más enrarecidos tantos vecinos, amigos y familiares.

Por estas fechas, algunos retorna al Cabezo que los recibe con el regocijo, entusiasmo e inquietud al mismo tiempo del que espera al hijo o al hermano que se vio obligado a abandonar el hogar paterno expulsado por la circunstancias. Que sepan que siempre serán bienvenidos a su casa. A ellos especialmente les invitamos a que nos acompañen en esta ruta por los parajes y caminos de nuestra infancia, cuando íbamos a llevarle el cocido al padre que dormía en la era, ayudarle a trillar con la yunta y acarrear los costales de grano a las trojes y las jergas al pajar.  Y recordar cómo podíamos ser tan felices con tan poco.

Mariandrés32

Sierra Caliza – Sierra de María Andrés.

Ruta de Isabel la Católica

También el aire voluble, variable nos llevó por otros andurriales y, remontando el vuelo, recalamos en Las Villuercas un domingo del mes de abril en busca de los aires serranos y morenos de Guadalupe:

Todavía permanecen en nuestra mente, y tardarán en borrarse, las imágenes captadas y las sensaciones experimentadas a lo largo de la ruta que nos llevó desde la localidad cacereña de Cañamero hasta la vecina Guadalupe en una apacibe y tibia mañana.

Empezamos salvando el curso alto del río Ruecas por su piscina natural cuyas frescas y trasparentes aguas se represan más arriba en el embalse del Cancho del Fresno, tras salvar un agreste y empinado camino de cabras. A partir de la represa llaneamos por una pista bien acondicionada entre pinos a la orilla del agua por donde transcurre con sosiego la primera parte de la ruta con las crestas de Las Villuercas reflejándose en el espejo del lago artificial disfrutando de unas imágenes de postal.

Pero la comodidad no se inventó para los amantes de la naturaleza y un desvío bien señalizado nos indica la dirección en continuo ascenso por una sinuosa vereda hasta otro hito de la ruta, una sencilla cruz de piedra: Se trata de la Cruz de Andrada, que recuerda el alevoso asesinato de un caminante que tuvo lugar en este apartado paraje por parte de unos salteadores de caminos acaecida allá por el año 1844. Grabado en hierro y en mi mente quedó el luctuoso suceso que termina con esta súplica:

“¡Ruega por mí al pasar por mi camino

y que otra sea tu suerte, peregrino!”

Tras sortear un arroyo que baja entre peñas de las cumbres, la ruta nos ofrece su más encrespado y arriscado semblante al llevarnos a través de un tupido jaral hasta el accidentado paso del Melonar de los Frailes, (donde se cuenta irónicamente que los agotados caminantes podían saciar su sed en verano). Se trata en realidad de un canchal o pedregal que se precipita de arriba abajo por la vaguada de la Sierra del Águila, el tramo más abrupto y peligroso de la ruta. Superado el trance, llegamos a una pista forestal que discurre por un tupido pinar desde donde alcanzamos el collado de la Era del Pico Agudo donde nos detenemos a admirar uno de los árboles más singulares de Extremadura: Un longevo castaño conocido como “El Abuelo”, que a duras penas se mantiene en pie agobiado por el peso de los años.

A partir de aquí el camino desciende entre robles, primero y pinos después  mientras vamos divisando La Puebla de Guadalupe con el monasterio destacando entre el caserío en el fondo del valle del Guadalupejo, con la sierra de Las Villuercas a nuestra espalada.

Desde la ermita de Santa Catalina podemos divisar una las panorámicas más espectaculares de la ruta. Continuamos el descenso con el monasterio cada vez más a nuestro alcance donde nos espera la patrona de Extremadura para darnos la bienvenida. Cruzamos el río Guadalupejo y nos adentramos en el pueblo pasando por la fuente del Piojo, la calle del Tinte y la plaza de la fuente de los Tres Chorros.

En la plaza de Santa María nuestros asombrados ojos se topan de golpe con la impresionante fachada gótica del monasterio. Entramos en la iglesia, saludamos a la Morenita agradeciéndole que todo se haya desarrollado sin sobresaltos y recorremos el claustro admirando la serena y relajante belleza del lugar.

Nos queda descansar, beber y reponer fuerzas en alguno de los numerosos abrevaderos y pesebres de Guadalupe.

Para terminar y, volviendo sobre la carga, me dirijo en nombre de la Asociación a todos los coritos para decirle que despierten del letargo. Y parodiando a Martin Luther King anunciarles que “He tenido un sueño (I have a dream)”. He soñado que mis vecinos se preocupaban por elevar el nivel cultural y ambiental de su pueblo, que se organizaban y luchaban por el bien común. Un pueblo que alza sus voces contra las agresiones y tropelías propias y ajenas. He soñado con un pueblo respetuoso con el paisaje y la Naturaleza; en el que personas, animales y plantas silvestres convivían en paz y armonía. El aire puro, las aguas limpias. Un auténtico paraíso.

E invitarles, si lo consideran oportuno, a que se unan al grupo; serán recibidos con los brazo abiertos. Feria libre camina.

Asociación de Senderismo El Mirrio.- FERIA (Badajoz)

ACLARACIÓN DEL AUTOR:

Este artículo fue escrito hace ya más de un mes como una especie de memoria de las actividades de la Asociación de Senderismo el Mirrio durante esta temporada. Por lo tanto no esperaba lo que se me iba a venir encima cuando fui a tomar unas fotos que ilustraran esta página para la revista de fiestas de San Bartolomé. Ni se me pasó por la imaginación que ideas tan ingenuas sobre el respeto a la naturaleza pudieran levantar tal revuelo y animadversión. Por eso no me lo atribuí personalmente. La Asociación confió en mí para que lo redactara, pero quiero manifestar que el único responsable de las ideas aquí expuestas soy yo y asumo las consecuencias.

Si estás de acuerdo con estas opiniones, manifiéstalo. Y si no estás de acuerdo también puedes manifiéstarlo, pero hazlo con razones no con amenazas ni agresiones. Yo seré el primero en defender tu derecho a discrepar. Felices fiestas en paz a todos.

Juan José Becerra Ladera.

Mensajero (Deja un comentario):

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s